CLAVES PARA ENTENDER A LOS MILLENNIALS

Los Millennials representan a 80 millones de personas a nivel mundial  y controlan casi dos billones de euros en activos líquidos.

Antes de exponer las claves para entender a los Millennials y cómo dirigir la publicidad y el marketing hacia ellos hay que entender quiénes son y cuáles son sus características. Se entiende por Millennials a las “personas que nacieron entre los años 1981 y 2000 y que su vida ha estado marcada por la tecnología y la era digital”. Los Millennials representan a 80 millones de personas a nivel mundial  y controlan casi dos billones de euros en activos líquidos. Sus aspiraciones e ideales son distintos a los tradicionales e impactan en su forma de vida y consumo de manera directa. Algunas de sus características son las siguientes:

  • No pueden vivir sin Internet. Los Millennials siempre han estado rodeados de la última tecnología y no conciben el mundo sin su Smartphone o tablet.
  • Viven el presente y no se preocupan tanto por el futuro. Los Millennials prefieren trabajar de los que les gusta al interés material, emprender en algo que les apasione aunque tengan que vivir con sus padres hasta tarde y no tener unos ingresos estables.
  • En constante movilidad laboral. Cuando un trabajo deja de aportarle cosas, lo dejará y buscará otro mejor. Además son multitask, es decir, hacen varias cosas al mismo tiempo.
  • Críticos y participativos. Les gusta compartir sus conocimientos, que la información sea gratuita y desconfiar de lo que dicen las empresas. Por eso buscan en la red antes de tomar decisiones de consumo.
  • No acumulan bienes. No tienen interés en tener una casa o un coche sino que prefieren viajar e invertir en experiencias, menos cuando se tienen que comprar un Smartphone.

Una vez vistas estas características podemos exponer cómo debemos dirigirnos a ellos en cuanto a marketing y publicidad se refiere:

  • Como el Smartphone es una extensión de ellos mismos todas las empresas tienen que centrar sus técnicas con las nuevas tecnologías e internet. Buscan toda la información a través de buscadores y redes sociales. También hay que estar preparado para saber contestar a todas sus dudas y en poco tiempo.
  • El carácter digital que les define muestra que la publicidad tradicional no les sirve, ya que pasan la mayoría de su tiempo navegando por internet y jugando con su Smartphone.
  • No buscan exclusivamente una buena atención, sino que exigen personalización y esperan que la empresa se adecue a sus preferencias. Se trata de aprovechar la cantidad de información y rastro digital que se comparte, difunde y genera en la Red. Las compañías deben aprovechar el potencial del big data (investigación, análisis, evaluación…) para ver cómo se comportan sus clientes y anticiparse a sus necesidades.
  • El fuerte uso de las redes sociales hace que compartan gran parte de las cosas que hacen y les parece divertidas. Por eso una marca debe aportarles una experiencia que les guste para que sea compartida y recordada.
  • Los Millennials son los mayores consumidores de vídeo digital, por eso es muy importante realizar campañas de vídeo en redes sociales para atraerles y convencerles. No les gusta la publicidad larga y que no les aporte, les gusta los mensajes claros, concisos y con valores.
  • Busca un influencer. Si en alguien confían los millennials es en los influencers. Cada vez es más común entre las marcas colaborar con algún influencer para promocionar productos o servicios. De esta manera, las marcas consiguen llegar a un público más amplio pero bien seleccionado. Para ello será clave realizar una investigación preliminar sobre los posibles influencers que pueden interesas a nuestro público.

En definitiva, los Millennials son uno de los públicos más difíciles de conquistar, ya que lo que ellos buscan como consumidores es muy diferente a lo que buscaban las generaciones anteriores, pero esto no quiere decir que sea imposible… solo que es un gran reto. La clave para no fustrarse a la hora de realizar una estrategia de marketing para Millennials será enfocarla como algo dinámico, divertido, colaborativo y flexible; tratando a nuestro público de manera individual y personalizada.